viernes, 26 de septiembre de 2008

Planilla GW-240




El artículo "Vuelva usted mañana" del escritor español Mariano José de Larra, es una sátira dirigida a la sociedad española, a la incompetencia, y en general, a uno de los siete pecados capitales de la humanidad: la pereza. El escrito cuenta la historia de un foráneo que viaja a España para resolver un asunto administrativo de familia y estima -muy ilusamente- que resolverá el asunto en unos quince días a lo sumo. Evidentemente, no contaba con otra de las virtudes que caracterizan de forma inconfundible, universal y estándar a las oficinas del sector público, y que en mi opinión, también debería ser considerada pecado capital: la burocracia.
El diccionario de la Real Academia Española dedica cuatro entradas para la definición de este término y aquí cito mi favorita: "Administración ineficiente a causa del papeleo, la rigidez y las formalidades superfluas". Según el Wordrefrence: "Complicación y lentitud excesiva en la realización de estas gestiones, particularmente en las que dependen de la administración de un Estado". Según Alaña (2008) es aquella suerte de episodios inverosímiles, surreales y angustiantes que ocurren cada vez que intento gestionar algo en mi vida.
Como habrán podido notar en las definiciones suministradas, la palabra se encuentra inexorablemente asociada al sector público. La triste y cruel realidad es que ésta epidemia documental ha invadido al sector privado, especialmente en los países latinoamericanos.
Sí. Desgraciadamente, ya la burocracia no es algo relacionado con la licencia de conducir, el pasaporte o la tarjeta del seguro social; no. Esta desgracia de la humanidad ahora está presente hasta en los sitios y procesos más inesperados. Para mí, es una especie de maldición documental que se cierne sobre mis hombros, acompañándome en todo procedimiento relevante en la vida y que hace que mis niveles de presión sanguínea se eleven considerablemente.
Atrás quedaron los días en los cuales pensábamos ingenuamente, que nos habíamos librado de semejante "cáncer" sólo por el hecho de que ya habíamos sacado la cédula, la licencia y el pasaporte. ¿Eso es lo más tedioso, no? ¿Qué puede ser peor? La respuesta es tan amplia y diversa que necesitaría otro blog, pero en dos platos puede ser cualquiera de las siguientes opciones las cuales me producen una alergia incontrolable (mientras leen, voy por un antihistamínico)
1) Abrir una cuenta corriente, un fondo mutual, un plazo fijo, solicitar una tarjeta de crédito, etc
2) Tramitar un crédito de Ley de Política Habitacional
3) Inscribirse en la universidad (el derecho a la educación no es constitucional???, la celeridad en el proceso también debería serlo)
4) Solicitar una línea telefónica
Y dejé mis dos favoritas para el final, especialmente, si se vive en Venezuela:
5) Gestionar CUALQUIER procedimiento con CADIVI. Sin excepción
6) Comprar un carro
Esto es sólo una pequeña muestra de todas aquellas "solicitudes" efectuadas dentro del ámbito de empresas o instituciones privadas que pueden, sin ningún grado de dificultad, ocasionarle un paro cardíaco por un ataque de furia, desespero o el popular stress. Y es que cuando acudes al banco por cuarta vez con la octava fotocopia de la forma WG42 para la solicitud de un crédito, con 23 personas por delante y con ganas de estrangular a la promotora de servicios porque en lugar de atender a los clientes, decidió tomarse un "merecido descanso" de 25 minutos comprándole bisutería fiada o un yogurt casero de piña al buhonero que acaba de entrar, lo más seguro es que ya empiece a sentir los primeros síntomas de un ataque de hiperventilación.
Colas interminables, catorce juegos de fotocopias, firmas, sellos, autorizaciones, llamadas, planillas, depósitos, son sólo algunas de las étapas por las cuales el ciudadano promedio debe atravesar para obtener el tan codiciado "premio" que en su mayoría son asuntos que constituyen una mera necesidad de vida. Y digo ciudadano promedio, porque nunca falta aquel privilegiado bendecido por los Dioses que por cosa del destino es padrino del primo, del sobrino, del gerente del banco y ¡Aleluya y Gloria al Señor! no hace la cola, entra por la puerta de atrás o mágicamente su solicitud pasa de ser la No. 128 a la No. 2. Si usted no ha formado parte de este selecto círculo, es porque entonces ha tenido que recurrir a la popular "bajada de mula" mediante la cual la burocracia se ve obligada a rendirse a los pies de la Señora Celeridad, pues ha perdido toda fuerza y control al caer en las redes irresistibles del Poderoso Caballero Don Dinero. Si usted no se identifica con ninguno de los casos anteriores, es usted entonces el ciudadano promedio que debe aguantar estoicamente -o no- las colas, los "pequeños" recaudos, las demoras y como un bono adicional, la atención muy cordial y cortés de los promotores, empleados, agentes y/o funcionarios de la institución u organización en cuestión.
Para finalizar, he tratado de elaborar una pequeña lista (tipo "Top Ten") que lo ayude a soportar alguno de estos trances traumáticos y frustrantes aunque honestamente al final no creo que le sirva de mucho:
1) Si le piden 15 copias, lleve 20. Deje de pensar en la ecología y preocúpese más por su salud mental (y física)
2) Prepárese psicológicamente para saber que ESTA es la primera de muchas veces en las que tendrá que acudir a esa sede. Estos trámites JAMÁS -léase bien: NUNCA- requieren de una visita única.
3) No se preocupe si no entiende como llenar la sección 3, 5 y 8 de la planilla GW-240. Ellos tampoco lo saben, es el secreto mejor guardado o en el peor de los casos, es la forma más sencilla que tienen de alargar el proceso de aplicación para que mientras usted averigua el truculento y tortuoso camino de salida, ellos puedan irse de vacaciones a Miami o Aruba, conseguir el dinero que le piensan prestar, o ubicar el carro que le prometieron desde hace seis meses.
4) No pierda la fe. Estos trámites alguna vez llegarán a efectuarse electrónicamente, al más moderno estilo on -line. Sí, en algún momento a finales del 2046.
5) Cuando esté seguro de que lleva toda la documentación requerida, firmada, sellada, con su respectivo número exacto de fotocopias y planillas, lo más probable es que sea viernes y con una flamante y destellante sonrisa le pregunten: ¨¿Podría venir el lunes?"
6) Sobre lo anterior. Cuando tenga el número exacto de fotocopias solicitadas: "....lo siento, pero se necesitaban las originales..."
7) No. No le han robado la identidad, ni es una crisis existencial, pero ud. NUNCA aparecerá "en sistema"
8) Si ha esperado más de 2 horas (como mínimo) y ya es su turno, mire bien el reloj porque de seguro son casi las 12 y le dirán: "...Ya regreso, voy a almorzar..."
9) Timbres Fiscales. Cómprelos, colecciónelos, guárdelos y tal como la famosa tarjeta: "Nunca salga sin ellos". Cuando se los pidan, estarán agotados y el lugar más cercano para comprarlos estará a más de media hora caminando y cerrado. ¡Ah! y si tiene suerte y llega, sólo le aceptarán efectivo y de baja denominación. Olvídelo, mejor llévelos consigo siempre.
10) Favor recordar que el calendario de esta gente se basa en días hábiles, feriados, onomásticos y con muchos "lunes bancarios", además tenga ud. en cuenta que si el viernes o el lunes es feriado, el día hábil siguiente y el anterior a la efemeride en cuestión, también será considerado como tal (los famosos "puentes")
Y yo me pregunto: ¿Por qué no dejar de criticar al enemigo y unirme a él? Después de todo, seré parte de ese intrincado y enmarañado sistema, conoceré sus secretos más profundos y tendré finalmente la oportunidad de brindarle mi mejor sonrisa a alguien diciéndole:
"...mejor....vuelva ud. mañana..."

4 comments:

La Comadre dijo...

Comadre, eres toda una conocedora de este mundo de la escritura correcta y el buen uso de conectores, adjetivos, sustantivos, tiempos verbales, artículos, preposiciones, entre otros... jejeje.. te felicito... eres mi idola! aunque no me guste mucho (nada en realidad) el leer y escribir como a ti, si soy fanática del buen hablar...no necesito decírtelo...tu me conoces... te felicito por esta iniciativa... no podía esperar menos de tí... Besotes.. seguiré leyendo tus columnas...

Alexab dijo...

Comadre gracias por tus comentarios y tus cumplidos.
¡Ah! y de paso te agradezco por inaugurar mi sección de comentarios.
Espera las próximas entradas...

effie-jayx dijo...

Epale ale, fabuloso que tengas un blog. yo tambien tengo uno (wordpress) pero es mas orientado a mis peripesias en el mundo de la tecnología en especial Mis experiencias con free and open Source Software.

effiejayx.velugmaracaibo.org.ve

Han dijo...

Hola Alejandra, acabo de leer lo que escribiste y me rei mucho porque justamente llevo meses con los tramites de un credito lph y ahora estoy con los cupos de cadivi y ha sido horrible! jajaja estoy totalmente de acuerdo con todo, he pasado por mil torturas para hacer cualquier papeleo jeje
Te felicito por tu blog, sigue escribiendo, lo haces muy bien! seguire entrando para "leerte" Cuidate mucho!